lunes, 29 de octubre de 2012

Diseñando un zapatero



Necesitaba un mueble que se adecuase a mis necesidades pero, a pesar de recorrer muchas tiendas no daba con lo que quería ya que ocupaban demasiado espacio en la habitación pero no entraba casi calzado.

Un día viendo un catálogo de IKEA observé que tenían unas hormas para zapatos que iban enganchados a un sistema que se podía mover hacia delante y hacia atrás de tal manera que no ocupaban apenas espacio. La única pega era que sólo podían ir instaladas en el armario por lo que no me servía.


Así brotó la idea, como no encontraba lo que quería, me propuse diseñarlo yo misma y así poder aprovechar el mueble en su totalidad.


Lo primero que hice fue comprar las hormas para así poder saber la capacidad y calcular las dimensiones del espacio que iban a ocupar. Una vez que tuve las medidas fue rápido y simple, como ya os he explicado, a la hora de dibujar tiene que estar todo muy claro y definido para que, en este caso el carpintero, haga lo que queremos y no tenga ninguna duda cuando realice su trabajo.



Ya que en este mueble iba a ir todo mi calzado, decidí optimizar el espacio y agregarle unos cajones que me resultasen útiles para mantener el orden.


Cuando compré las hormas, también escogí una bandeja donde poder dejar mis pulseras y de ese modo tenerlo todo a mano. Para añadirlo al diseño del mueble, lo proyecté de tal manera que, no sólo tuviera espacio para la bandeja dentro del cajón sino que, a su vez, ésta se pudiera mover para que dejase un hueco debajo donde poder guardar más cosas.


No podría estar más satisfecha del resultado.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...