sábado, 20 de diciembre de 2014

Sin Renos No Hay Navidad

Quiero dedicar este post de hoy a mi madre, mi mayor fan, que siempre entra aquí a ver lo que hago y a dar su opinión. Además, se que el tutorial le va a encantar.

¿Conocéis esa pequeña tentación llamada Tiger? 

Para los que no sepáis de lo que os hablo, es una tienda repleta de objetos decorativos que últimamente es mi perdición. El otro día me sobraba tiempo y entré a cotillear la decoración navideña, error, siempre que entro termino comprando algo. Me quedé prendada de una cabeza de ciervo y no me pude resistir.

Cuando llegué a casa y la colgué note que le faltaba algo, a penas destacaba, y enseguida me di cuenta cual era la razón.


Necesitamos:

Cabeza de ciervo de Tiger (3€)
Tabla de pulpo (1€)
Tinte
Barniz
Pistola de silicona
Alcayata

Para comenzar, lijamos un poco la tabla para que el tinte penetre a partes iguales en la madera. Limpiamos bien para asegurarnos que no quede ninguna viruta y pintamos.


Las capas de tinte ya va a gusto del consumidor, yo solo puse una. Cuando esté bien seco barnizamos y volvemos a dejar secar.



Antes de pegar el ciervo lo colocamos encima de la tabla y marcamos con un lápiz. Seguidamente pegamos el ciervo y ponemos una alcayata. Recordad de no colocarla muy al borde porque sino se va a ver.



Y ya está, así es como lucirá cuando la Colguemos.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...