miércoles, 21 de octubre de 2015

De Banco A Banqueta

Este post lo he titulado de banco a banqueta, pero bien podía haber sido de la basura al salón.
Si es que te puedes encontrar pequeños tesoros donde menos te lo esperas.

Y eso es lo que me pasó con esta banqueta que no valía para mucho.


Necesitaba un asiento lo suficientemente cómodo para que las visitas se sentasen y que, al
mismo tiempo fuese consistente para poder usarlo de mesa de apoyo cuando necesito colocar alguna bandeja. Algo que también valoraba es que no tuviese respaldo para poder sentarnos tranquilamente a ver la televisión sin que nada entorpeciese nuestra visión.

Tomé medidas, pedí la espuma y escogí la tela. En este caso quería algo discreto y que fuese a juego con el sofá para que no destacase por encima del resto de mis muebles.

Me decidí por esta loneta de color crema porque era la que más se asemejaba al tapizado del sofá, con el que va enfrentado.


Primero limpiamos bien el mueble con agua y un poquito de jabón. Después echamos cola de contacto y dejamos un minuto a que comience a actuar. Una vez pasado ese tiempo pegamos la espuma. Es necesario no saltarse el paso de la espera para que la cola de contacto haga bien su función.


Para que estuviese más mullido, le puse guata en vez de retor, eso ya va por gustos.


Y luego medí y grapé la tela.


Una vez que terminé el tapizado me di cuenta que no me convencían las patas, y ya que las del sofá eran negras, la mejor opción sería pintarlas. Una posibilidad es hacerlo con spray, es más rápido y más cómodo. En mi caso ya tenía pintura negra en casa así que la utilicé.



¿Qué os parece la transformación? Sencillo ¿verdad?


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...