lunes, 1 de junio de 2015

Una Descalzadora Para El Vestidor

Cuando realizo un encargo, siempre lo hago con mucho cariño y mimo, pero este era muy especial porque era un regalo.

Compré un par de descalzadoras porque quería aprender a tapizar y al mismo tiempo reciclar.


Lo primero que hice fue quitar, con la ayuda de una pata de cabra, el horroroso tapizado, que por si fuera poco, los flecos de la pasamanería lo terminaban de rematar.

La madera necesitaba volver a brillar, estaba apagada y sin vida, así que le di un toque de goma laca mezclando escamas y alcohol, y lo esparcí con la ayuda de una brocha de pelo de pony.

Después de grapar las cinchas, colocar la espuma y la guata, comencé a tapizar.


¿Qué os parece el cambio?



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...