miércoles, 9 de julio de 2014

Renovar unas mesillas

Llevo una temporada que no paro de hacer cosillas por casa y en esta ocasión he puesto el ojo en las mesillas del dormitorio principal.



Son unas mesillas Malm compradas en IKEA bastante simples. Realmente nunca me ha gustado pero son muy funcionales dado el tamaño y la profundidad de sus cajones. Antes de comprar unas nuevas quería agotar todas las posibilidades para no gastar innecesariamente.

Necesitaba darles un lavado de imagen, un cambio radical para que, visualmente, no resultase un mueble tan pesado así que me dirigí a Leroy Merlin a comprar lo necesario.


Al llegar allí fui directa a la sección de pinturas pero con tanta variedad me sentí bastante perdida y me dejé asesorar. Tras  hablarle del material de la mesilla y decirle que era lo que quería hacer, me recomendó los productos que debía comprar.



Antes de ponernos con la manualidad, debemos cubrir bien el suelo porque por muy cuidadosos que seamos podemos manchar con la pintura. Una vez que lo hayamos hecho podremos comenzar.

No os voy a engañar, debéis de tener paciencia porque os llevará unos días renovar las mesillas pero veréis que el resultado final os demuestra que el esfuerzo ha merecido la pena.

El primer paso a realizar es la limpieza con un trapo húmedo del mueble y posteriormente pasar otro diferente para secarlo, es importante que esté limpio para poder trabajar bien.

Una vez limpiado, aplicamos una capa de imprimación en la superficie que vamos a pintar. Utilizando este material no es necesario el lijado de la pieza. Es indispensable esperar un día hasta su completo secado. (De ahí que os pida paciencia).


Al día siguiente ya podemos comenzar a pintar. Yo he aplicado dos capas de una pintura azul agua marina. He escogido este color por darle un poco de vida al dormitorio y porque es un tono que queda realmente bonito con la madera del cabecero de la cama.




Cuando nuestro mueble esté totalmente seco, os recomiendo esperar también un día para ello, desconcharemos la pintura con una lija para darle un aspecto envejecido y que no quede tan perfecto.



Al finalizar este paso, me di cuenta que aún me resultaba un mueble con unas formas que seguían sin convencerme, pero rápidamente di con la clave. Como en esta casa no se tira nada y todo se aprovecha, utilicé las placas sobrantes de aquel mueble Expedit del salón (en el post tenéis la explicación de la colocación). Medí, recorté y coloqué las placas en la parte de abajo del mueble para proporcionarle profundidad.



Ahora sólo nos queda colocar los tiradores. Deberéis medir el cajón para hallar el centro y luego marcar las distancias donde va a ir colocados los tornillos. Ayudados de una broca realizamos los agujeros.



Colocamos los tornillos de adentro hacia afuera y los atornillamos a los tiradores.




Y tras días de trabajo por fin tendremos nuestras mesillas renovadas y sin habernos gastado un dineral en unas nuevas.


¿Qué os parece el resultado final? 

¿Te ha gustado el tutorial? Pues no dudes en hacérmelo saber o bien con tu comentario o siguiéndome en alguna de las redes sociales del blog.

Si tenéis algún tipo de duda en la realización de este tutorial o necesitáis mi ayuda para arreglar algún mueble, no dudéis en poneros en contacto conmigo en adesignerinside@gmail.com y os asesoraré encantada.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...